Anunciado Battle for Azeroth

Durante la Blizzcon 2017 se anunció la próxima expansión para World of Warcraft: Battle for Azeroth, y se habló de muchas de las interesantes novedades que trae consigo.

Battle for Azeroth se convertirá en la séptima expansión de World of Warcraft y traerá de nuevo el conflicto entre Horda y Alianza a la luz de los focos.

Con una cinemática impresionante donde vemos a la Alianza asediando la ciudad de Lordaeron, mientras la Horda defiende la superficie de Undercity (Entrañas), consiguieron levantar al pabellón, y a más de uno en casa, de sus asientos. Con ella Blizzard se ha superado en todos los aspectos y, en mi opinión, ha conseguido recuperar la esencia de esa rivalidad entre las dos facciones que hizo del juego algo tan especial.

Acostumbrados a la epicidad de este tipo de presentaciones, Blizzard no defraudó. Lo cierto es que, teniendo en cuenta las anteriores cinemáticas, era muy difícil de superar la calidad que ya nos habían ofrecido. La que abría Legión, sin ir más lejos, fue sencillamente brillante y en un corto espacio de tiempo contaba muchísimo sobre la expansión en sí, el enemigo al que nos enfrentábamos y los personajes con los que nos encontraríamos. Ese vínculo emocional entre Varian y su hijo y la consciencia sobre un enemigo que podría ser el definitivo pusieron un tinte emocional.

Pero la de Battle for Azeroth ha superado con creces cualquiera de las que Blizzard ha hecho hasta la fecha. El nivel de calidad y detalle que alberga esta cinemática, la historia y profundidad de personajes como Jaina, Saurfang, Anduin o Greymane y, sobre todo, de ese conflicto Allianza Vs Horda, a un nivel global, incluyendo tal cantidad de razas es impecable.

En cuanto a las novedades, nos dejaron ver ciertos detalles de lo que está por venir, y no todo estará relacionado con la expansión.  Vimos los nuevos continentes, Kul Tiras para la Alianza y Zandalar para la Horda. Conocimos el nuevo Artefacto, Heart of Azeroth, que será clave en esta expansión y que nos permitirá añadir “talentos” a cascos, petos y hombreras. Conocimos las 6 nuevas subrazas que, además, anunciaron que ampliarían en el futuro y, sobre todo, se pudo disfrutar de demostraciones en la propia Blizzcon, demostrando que es un trabajo que está muy avanzado.

No hay que dejar de lado otras novedades como las Expediciones a Islas o los Warfronts, que aprovecharán la experiencia pasada para ofrecer un contenido nuevo, divertido y rejugable para los usuarios.

De hecho, los Warfronts tienen mucho de RTS y hará las delicias de aquellos nostálgicos que se engancharon a la franquicia de Warcraft con los primeros juegos de estrategia.

De momento sabemos que Antorus, última raid de Legion llegará el próximo 28 de noviembre. Es decir, que muy desencaminado no estoy.

Pero no queda ahí la cosa. Blizzard por fin ha anunciado que están trabajando en traer a la luz una versión de WoW clásico con la que esperan brindar a los usuarios algo que llevan demandando desde hace mucho tiempo, una experiencia lo más cercana a la versión original del juego posible.

En cuanto a otras novedades como el escalado de zonas o la revisión de objetos y stats de los personajes, así como el daño (algo que ya se realizó en Warlords of Draenor) estarán disponibles próximamente en la versión en vivo del juego a través de un parche de contenido.

Las expectativas que se han creado en torno a la expansión son altas. La cantidad de dudas que surgen respecto a esta también es grande. Pero lo más importante es que Blizzard ha dejado claro que World of Warcraft sigue más vivo que nunca. Que van aprendiendo de sus errores y que, a su vez, no tienen miedo de experimentar.

Ahora sólo nos queda entonar nuestro grito de guerra: ¡¡¡¡POR LA ALIANZA!!!! ¡¡¡¡POR LA HORDA!!!! y vernos en la Batalla por Azeroth.